Villa de Orgaz > Pasado > El Cid y Jimena

Villa de Orgaz

El Cid, Jimena y Orgaz


Este artículo me hubiera gustado incluirlo en el capítulo dedicado a las Leyendas orgaceñas,
puesto que una leyenda es un "relato basado en un hecho o un personaje reales, deformado o magnificado por la fantasía o la admiración" (DRAE). Pero en el caso que nos ocupa la leyenda ha convivido (¿y convive?) con la creencia, entendida esta como "completo crédito que se presta a un hecho o noticia como seguros o ciertos" (DRAE).

 

La leyenda: Doña Jimena nació en Orgaz

Orgaz celebra anualmente, desde el año 1987, con gran entusiasmo y participación, las "Fiestas de Primavera" que tienen como protagonista  a Doña Jimena, en memoria de la que fuera mujer del Cid, D. Rodrigo Diaz de Vivar.  

 
Castillo de Orgaz (Toledo)
Placa en el patio del castillo de Orgaz. Foto: Ada Maesso

Está muy arraigada en la población la creencia sobre la naturaleza orgazeña de Doña Jimena Díaz, falsa creencia puesta en boga por los creadores de las referidas Fiestas de Primavera y fomentada a partir de entonces hasta nuestros días.

Esta creencia es fomentada en escritos divulgativos sobre la historia de Orgaz, en discursos, en documentos municipales, y con inciciativas como la anacrónica placa existente en el castillo de Orgaz en la que se afirma que Doña Jimena jugó en el patio de la fortaleza orgaceña , anacrónica porque
el castillo fue construido a fines del siglo XIV o comienzos del XV, cuando Jimena Díaz había muerto varios siglos antes, a principios del XII.

Es más, incluso en textos oficiales, se difunde y se da como  cierto que Doña Jimena nació efectivamente en Orgaz, y que el Cid Campeador fue el primer Conde o Alcaide de Orgaz, una vez que el Reino de Toledo pasó a formar parte de Castilla, en tiempos del rey D. Alfonso VI, si bien ambas afirmaciones son falsas

Este es el caso, a título de ejemplo, del Decreto 14/2004 que declara el casco histórico de la villa como Bien de Interés Cultural, en el que podemos leer:

"El primer conde o señor de la Villa de Orgaz después de la conquista de Toledo por el citado monarca fue Don Rodrigo Días de Vivar, primer Alcaide de dicha ciudad y sus fortalezas" (1)

Y un segundo ejemplo, de los muchos existentes, lo encontramos en el Directorio de Municipios de la Diputación Provincial de Toledo:

"El primer Señor de la Villa de Orgaz después de la Reconquista fue don Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, primer alcaide de dicha ciudad y de sus fortalezas. Obtuvo este título al desposarse en Burgos con Jimena Gómez de Gormaz, natural de la villa de Orgaz e hija del Conde de Gormaz".

 

Ante las constataciones precedentes debemos considerar que estamos ante una leyenda de reciente creación, ciertamente muy arraigada y muy querida en la población en la actualidad, e intentar no promocianarla como si se tratara de un hecho histórico.

 


Antecedentes de la leyenda

 

Las Mocedades del Cid, de Guillén de Castro

Es este un antecedente de caracter literario, carente de valor histórico. Se trata de una obra teatral de carácter histórico-legendario, basada en los relatos del Romancero, titulada "Las Mocedades del Cid" que publicó Guillén de Castro y Bellvís en el año 1618.

Su argumento versa sobre las hazañas de Rodrigo Díaz, quien defendiendo a su padre, mata al padre de su futura esposa doña Jimena, el supuesto conde Lozano de Gormaz. Para ganarla, Rodrigo vence a los moros, asiste a un leproso que resulta ser San Lázaro y vence a un representante del rey de Aragón.

En el Acto III doña Jimena, decpcionada tras la muerte de su padre, ofrece la hacienda de su "casa de Orgaz", como recompensa a quien le traiga la cabeza de Rodrigo de Vivar:

"Y en prueba de esta verdad,
hagan públicos pregones
desde la mayor ciudad
hasta en la menor aldea,
en los campos y en la mar,
y en mi nombre, dando el tuyo
bastante seguridad,
que quien me dé la cabeza
de Rodrigo de Vivar,
le daré, con cuanta hacienda
tiene la casa de Orgaz
,
mi persona, si la suya
me igualare en calidad.
"

A partir de esta alusión a Orgaz se ha querido deducir que si su casa estaba en la villa, era aquí donde habría nacido, o al menos que en alguna etapa de su vida Jimena vivió en Orgaz.

Diccionario de Pascual Madoz

Otro antecedente de la creeencia en el falso origen orgaceño de Doña Jimena lo encontramos en el prestigioso diccionario de Pascual Madoz, escrito a mediados del siglo XIX, que refiriendose a Orgaz dice:

"Perteneció al condado de Orgaz, incorporado á la casa de Alba, cuyo título se cuenta obtuvo el Cid por su muger Doña Gimena, natural de esta villa" (2)

Son varios y graves los errores volcados en esta breve información, de la que sin duda han bebido autores posteriores:

  • El Cid nunca tuvo el título de conde de Orgaz, ni lo pudo obtener de su mujer, ya que:
  • En ningún momento perteneció el condado de Orgaz a la Casa de Alba.
  • Y, como veremos más adelante, Doña Jimena no nació en Orgaz, con el añadido de que había muerto muchas décadas antes de las fechas que acabamos de referir.

Don Juan Moraleda, Cronista de Orgaz

En los textos del Cronista de la villa de Orgaz, D. Juan Moraleda, encontramos expuesta de forma explicita la creencia de que Doña Jimena es uno de los personajes ilustres nacidos en la villa de Orgaz y de que su marido el Cid Campeador fue el primer conde de Orgaz..

El Cid, primer conde o alcaide de Orgaz

Don Juan Moraleda, en su obra La Villa de Orgaz, expone su teoría con explicaciones impropias del Cronista de la villa que fue, escribiendo lo que sigue:

"Al variar de dominio el reino de Toledo, pasó, como es consiguiente, Orgaz, a formar parte del de Castilla, perteneciente a don Alfonso VI.
El primer Conde, ó Señor de la Villa de Orgaz después de la conquista de Toledo por el citado monarca fue don Rodrigo Ruiz Díaz de Vivar —el Cid Campeador—, primer Alcaide de dicha ciudad y sus fortalezas.
Obtuvo este honroso título el Cid al desposarse en Burgos con Jimena Gómez de Gozmar, natural de la Villa que nos ocupa, e hija del Conde de Gozmar, muerto por el mismo don Rodrigo para vengar ofensas inferidas por aquél a su anciano padre Diego Lainez.
EL romancero se encargó de trasmitir a la posteridad en hermosos conceptos por qué hizo su esposa el Cid a Jimena. Dice así:

Maté a tu padre, Jimena,
Pero no a desaguisado;
Matéle de hombre a hombre
Para vengar cierto agravio.
Maté hombre, y hombre soy;
Aquí estoy a tu mandado.
Y el lugar de vuestro padre
Cobraste marido honrado."
(3)

Anotemos que Moraleda asocia la obtención del condado de Orgaz por el Cid a dos hechos: a la conquista de Toledo por Alfonso VI y a su boda con Doña Jimena. Esto implica cierta contradicción cronológica que pone en cuestión su tesis. La referida boda se celebró en 1074, época en que Orgaz pertenecía al reino taifa de Toledo, ya que la conquista no se produjo hasta 1085. La boda no se produjo después de la conquista, como afirma Moraleda, y en esta circunstancia difícilmente podía el rey cristiano disponer de un territorio que estaba en manos musulmanas para ofrecérselo al Cid.


Jimena, hija ilustre de Orgaz

En otro pasaje del mismo libro insiste Don Juan Moraleda sobre el origen orgaceño de Doña Jimena, incluyéndola entre los ijos ilustres de Orgaz:

Gemma Llopis. Jimena 1972

"Datos sueltos hemos logrado adquirir de algunos hijos ilustres de Orgaz, y deploramos no sean biografías completas, pues algunas serían de importancia, como podrán colegir los lectores.
Doña Jirnena, esposa de Rodrigo Díaz de Vivar, fue hija del Conde Lozano .
Casó en 1074, según consta en la carta de arras otorgada a su favor, teniendo el Cid 34 años.
Según el Romancero, el rey D. Fernando la dio los dictados de noble homildosa y discreta; y en cuanto a sus prendas personales, diremos con el citado romancero que el día que salió á Misa, después de su primer parto

“Tan hermosa iba Jimena
Que suspenso quedó el sol
Enmedio de su carrera
Por poderla ver mejor.”
(3)

El mismo Moraleda manifiesta que su fuente de información sobre la relación del Cid y Jimena con Orgaz es el Romancero, fuente que es fruto de la fabulación de poetas y juglares, sin valor histórico. Por eso habla de Jimena Gómez de Gozmar, un personaje del Romancero, hija del conde Lozano, que unas veces es de Gormaz y otras de Orgaz, en lugar de referirse a la persona histórica llamada Jimena Díaz hija del conde de Oviedo, la esposa del Cid.

Por otro lado no podemos dejar de apuntar que, si Jimena nació en torno al año 1046, parece poco verosímil que un matrimonio cristiano diera a luz a su hija en Orgaz, en tiempos en que la población estaba bajo dominio musulmán en el reino taifa de Toledo. Incluso lo mismos defensores de la Jimena orgaceña conocen este inconveniente y le buscan una posible explicación inventada, como hace D. José Ferrand, Marqués de Amposta:

"Resulta complicado un poco comprender históricamente el nacimiento de la niña Jimena, vasalla galaicoleonesa pariente del Rey Emperador Fernando I en Orgaz, Reyno moro de Toledo. Pero no por ello es el argumento irracional, sino todo lo contrario.
[...]
Desplazado a ésta zona del estimado Reyno toledano, aliado del Rey, su pariente, el padre de Doña Jimena, para cobro de los tributos correspondientes, gobierno del pechado con seguridad de tropas, y, residencia en la zona, nada tiene de particular que nazca aquí su hija, la orgaceña, nuestra JIMENA."
(4)

Calle Albaicid

El mismo autor, en su "Nomenclator de las vias públicas de Orgaz", abunda en la misma creencia de que Jmena nació o vivió en Orgaz cuando al explicar el nombre de calle Albaicid de Orgaz indica que:

"Es tradición  - acaso sin fundamento-   que por esta calle entraba el Cid D. Rodrigo de Vivar a caballo para visitar a su luego esposa Dª Jimena tomando de esto y de la hora en que lo verificaba el nombre que lleva la mencionada via." (5)

Apunta Moraleda, aunque dudando de su certeza, que el topónimo Albaicid es el resultado de las palabras alba y Cid. Más verosímil es pensar que nuestro Albaicid es una variación de Albaicín (topónimo presente en bastantes poblaciones españolas) , palabra derivada del árabe “al-bayyazin”, que puede significar "barrio en pendiente o cuesta" o "arrabal de los halconeros". (6)

 

Es fácil deducir que estos textos de Juan Moraleda son el fundamento de la creencia/leyenda existente en Orgaz sobre el origen orgaceño de Doña Jimena, y son la base de que ésta arraigase con fuerza a partir de mediados del siglo XX, con iniciativas como la elección de la reina de las Fiestas de Primavera a la que se le otorga el título de "Doña Jimena", reinas que en sus vestidos intentan revivir la imaginería y el vestuario de la época, dando gran vistosidad y boato a las fiestas.


Lo que nos dice la Historia sobre el Cid

D. Rodrigo Diaz , el Cid Campeador, nació en Vivar en el año 1043 y murió en Valencia el 10 de julio de 1099. Su padre fue D. Diego Lainez, caballero de la Corte castellana . Se casó con Dña. Jimena Díaz, hija de D. Diego Rodríguez, conde de Oviedo, y nieta o sobrina del Alfonso VI, rey de León y Castilla (1040-1109).

D. Ramón Menéndez Pidal nos explica cuánto hay de histórico y cuánto de leyenda en este personaje y de su casamiento con Jimena:

" Las crónicas de fines del siglo XII y las del XIV nos cuentan que el joven Rodrigo venció cinco reyes moros y los llevó presos a Vivar, ante su madre, dejándolos luego ir libres; cuentan también que tuvo lid con el conde don Gómez de Gormaz, en la cual le mató, y que luego Jimena Gómez, hija del conde muerto, se querelló ante el rey Fernando, y al fin, rogó al rey que, para ella perdonar aquel homicidio, tuviese a bien casarla con el matador; ruego que fue grato al rey y más grato a Rodrigo, así que pronto se celebraron las bodas, bendecidas por el obispo de Palencia. Pero todo esto son cuentos de juglares, invenciones de poetas.

No importa que un docto benedictino como fray Prudencio de Sandoval, después de examinar viejos epitafios, se halle dispuesto a admitir, y otros muchos con él, que Rodrigo se casó en primeras nupcias con esta Jimena Gómez, y luego con Jimena Díaz; la Historia no conoce más que a esta última, y Rodrigo no se casó con ella en temprana edad, sino hacia los treinta años. Estas primeras mocedades del héroe no tienen más realidad que la muy elevada que les dio la poesía.

La lucha de agravio y amor entre Jimena y Rodrigo alcanza su mayor valor histórico cuando Guillén de Castro la realza dentro del sistema teatral de Lope de Vega y la impone a la mente de Corneille, o cuando éste hace servir el conflicto dramático español para componer la obra más leída de la literatura francesa, ennobleciendo con sus versos la causa de una reina española combatida por el cardenal Richelieu.

El relato de la primer entrevista del mozo de Vivar con el rey, cuando éste llama al joven para casarlo con Jimena, no tiene lugar alguno en la grandiosa historia de Fernando I, sino en la malhadada de Fernando VII, cuando servía para recrear el sentimiento liberal de los españoles, que desahogaban contra la tímida severidad de la censura gubernativa, repitiendo por lo bajo los versos del romancero: por besar mano de rey no me tengo por honrado."
(7)

Alude Menéndez Pidal al encaje de los personajes históricos Rodrígo Diaz de Vivar y Jimena Díaz en la literatura. Los relatos orales que corrían sobre sus amores y casamiento han llegado hasta nosotros a través del Romancero. Rodrigo y Jimena entraron en la leyenda de los amantes universales, siendo protagonistas de dramas y novelas posteriores. El cantar de Mío Cid de Guillén de Castro, obra teatral de carácter histórico-legendario, vino a recoger esos relatos del Romancero, en los que se habla de Jimena Gómez, hija del supuesto conde Lozano de Gormaz. Y así pasarán a otras obras literarias como Le Cid de Pierre Corneilli, Anillos para una dama de Antonio Gala, Mío Sidi de Ricard Ibáñez, etc.

 

El personaje histórico de Doña Jimena

Pulsar sobre la portada para ampliar Programa de las
V Fiestas de Primavera.
1972

En el diccionario Espasa encontramos esta breve biografía de Doña Jimena Díaz:

"JIMENA DIAZ. Biog. Dama castellana, hija del conde de Oviedo, don Diego, y esposa del Cid, nacida a mediados del siglo XI y muerta en 1104: Era prima del rey Alfonslo VI de Castilla y León, quien la casó con el Campeador, sin duda para atraérsele y consolidar la paz y buena armonía entre leoneses y castellanos, por ser Rodrigo el más influyente caballero entre estos últimos. La boda debió tener lugar el 19 de Julio de 1074, día en que se firmó la carta de arras. […] La leyenda, como es natural, se ha apoderado de la figura de JIMENA DIAZ, no separándola de su esposo; […] "

En la obra del P. Florez titulada Las Reinas católicas podemos leer:

"Este mio Cid el Conquistador ovo por muger á Dona Eximena, nieta del Rey D. Alfonso, filla del Conde D. Diego de Asturias." (8)

Sobre los origenes de Doña Jimena son bastante clarificadoras las afirmaciones que siguen de D. Ramón Menéndez Pidal:

"Doña Jimena, la asturiana. Reconciliación del Cid con los leoneses.

Alfonso, cumpliendo el deber de señor para con vasallo, buscó al Cid un matrimonio honrosísimo. Le casó con doña Jimena Díaz, mujer de alcurnia regia; era sobrina del mismo Alfonso VI, bisnieta del rey Alfonso V de León.
Conservamos la carta de las arras que el Campeador dio a Jimena el 19 de julio de 1074, fecha sin duda de la celebración del matrimonio. El Cid tenía entonces unos treinta y un años.[...]

El Campeador castellano recibe en su familia a una hijadalgo leonesa; así otorga a doña Jimena las arras «por fuero de León». En León el marido solía dar en arras la mitad de sus bienes y de los gananciales, mientras en Castilla daba sólo el tercio de la heredad.

La estirpe regia de doña Jimena indica bien cómo, a pesar de Llantada y Golpejera, Alfonso tenía en alta estima al ex alférez de Sancho. La desposada tenía por padres al antiguo conde de Oviedo Diego Rodríguez y a la nieta del citado rey de León Alfonso V, llamada Cristina. Tenía por hermanos a los que también fueron sucesivamente condes de Oviedo, Rodrigo Díaz y Fernando Díaz. Pertenecía, pues, la novia a la más linajuda nobleza asturiana, y su casamiento con el Cid obedecía a una acertada política de Alfonso, tendiente a unificar los in tereses y sentimientos de sus vasallos. El matrimonio del Cid y de Jimena era como una alianza reconciliadora entre castellanos y leoneses; [...].
(9)

Para conocer de primera mano algunos aspectos de la vida real de Doña Jimena es interesante leer la Carta de arras del Cid y Jimena (10) , documento fechado el 19 Julio 1074, en el que que reflejan tres negocios jurídicos relacionados: la renovación de las arras concedidas por Rodrigo a Jimena, el prohijamiento recíproco de ambos cónyuges y su mutua designación como herederos universales en caso de fallecimiento del otro. Aquí ofrezco una de las muchas vesiones que del documento se han hecho, tomada del libro Antigüedades de España de Francisco de Berganza (11) , y he añadido unos parrafos del mismo libro en el que se nos dan noticias de la vida de Jimena:

Arras cid

 


Tumba del Cid y su esposa Jimena en el crucero de la catedral de Burgos

 


  • Texto de Le Cid, de Pierre Corneille (1606-1684): [Consulta 05.10.2000]

 

 

--------------------------------

(1) Decreto 14/2004 de 17-02-2004, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico, la Villa de Orgaz, provincia de Toledo. D.O.C.M. Núm 29, de 1 de marzo de 2004

(2) MADOZ, Pascual: Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Tomo XII.- Madrid, 1849)

(3) MORALEDA Y ESTEBAN, J: La Villa de Orgaz.- Toledo: Manuscrito, 1887.- Real Academia de la Historia de Madrid, sección Manuscritos.- Edición electrónica: Jesús Gómez Fernández-Cabrera.- Año 2005.- Disponible en Villa de Orgaz : www.villadeorgaz.es.

(4) FERRAND Ferrand, Marqués de Amposta: Pregón de la Fiesta de primavera. Orgaz, 1972.

(5) MORALEDA Y ESTEBAN, J.: Adición segunda al libro intitulado "La Villa de Orgaz.- Toledo: Manuscrito, 1894.- Real Academia de la Historia de Madrid, sección Manuscritos. 9/4979.- Edición electrónica: Jesús Gómez Fernández-Cabrera.- Año 2010. [En línea] . Disponible en www.villadeorgaz.es

(6) Para algunos historiadores, entre ellos el reputado arabista Luis Seco de Lucena Paredes, el topónimo Albaicín proviene del término árabe “ al-Bayyazin” que significa “halconero” y “Rabad al-Bayyazin” quiere decir literalmente “Arrabal o barrio de los halconeros
Testimonios antiguos como el del gran cronista y filósofo musulmán Ibn al–Jatib, consejero del emir nazarí Muhammad V, mantienen que el topónimo al-Bayyazin significa “barrio en cuesta” o “barrio en pendiente”.

(7) Tomado de MENÉNDEZ PIDAL, Ramón : El solar del Cid.- En Revista de las Españas.- Madrid, junio de 1926. 2ª época, número 1.- Disponible en: ttp://www.filosofia.org/hem/dep/rde/re001001.htm [Consulta 05.10.200]

(8) Las Reinas católicas , tomo I página 505 línea 17 .

(9) MENÉNDEZ PIDAL, Ramón : El Cid Campeador.- Madrid: Espasa Calpe, 1950, p. 49-50.

(10) El original se encuentra en el Archivo de la Catedral de Burgos. Está escrito en latín en letra visigótica redonda, en pergamino de tamaño: 420 X 570 mm.

(11) BERGANZA, Francisco de: Antigüedades de España: propugnadas en las noticias de sus reyes, y condes de Castilla la Vieja: en la historia apologetica de Rodrigo Diaz de Bivar, dicho el Cid Campeador: y en la coronica del real monasterio de San Pedro de Cardeña, Volumen 1.-- Madrid; F. del Hierro, 1719.

Creative Commons License Los contenidos de esta web estan bajo una licencia de Creative Commons .

Creación: octubre 2000 / Última modificación: